El poeta, traductor y oralitor Elicura Chihuailaf Nahuelpán ha sido distinguido con el Premio Nacional de Literatura en su versión 2020, convirtiéndose así en el primer vate mapuche que recibe el galardón creado por ley hace 78 años.

La decisión fue adoptada por un jurado que integraron la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés; Diamela Eltit, escritora y ganadora del mismo premio en 2018; la ensayista Adriana Valdés y la poeta mapuche María Isabel Lara Millapán, ambas designadas por el Consejo de la Cultura; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y Jaime Espinosa, rector de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, en su condición de representante del Consejo de Rectores.

Al ser nominado como candidato, Chihuailaf, quien actualmente se encuentra en España, se refirió a ese gesto señalando que “lo recibo como una posibilidad de apertura de una ventana, que pueda mostrar que hay una hermosa cultura que está girando en las ciudades de Chile”.

Nacido en 1952 en la comunidad de Quechurewe, provincia de Temuco, Chihuailaf irrumpe en las letras en 1977 con la publicación de El invierno y su imagen, poemario al que seguirá En el país de la memoria, que aparece en 1988 a instancias de Raúl Zurita y Amparo Mardones, y cuyo conjunto de versos es definido por el propio autor como una toma de conciencia que “quiere ser el primer grito de un pueblo al que no dejan nacer”.

De su voz surgen también, entre otros, los volúmenes De sueños azules y contrasueños (1995), Sueños de luna azul (2008) y Recado confidencial a los chilenos (1999), un ensayo que aborda el diálogo intercultural en el país.

Fundador en 1983, junto a Guido Eytel, de la revista Poesía Diaria, Elicura Chihuailaf ha emprendido igualmente un notable trabajo como traductor, volcando al mapudungun una antología poética de Pablo Neruda (Todos los cantos, 1996), así como La Araucana, de Alonso de Ercilla, publicada en 2006, y la obra de Víctor Jara, Canto libre, que vio la luz en 2007.

Incansable compilador de los versos surgidos a lo largo y ancho del territorio, el ganador del Premio Nacional de Literatura 2020 ha sido también reconocido con el Premio del Consejo Nacional del Libro y la Lectura (1994 y 2000), el Premio Municipal de Literatura de Santiago (1997), el Premio de Poesía Jorge Teillier (2014), entre otras distinciones.

Su poesía destaca por la musicalidad que aloja en la palabra, característica que se encuentra en línea con la reivindicación que hace Chihuailaf de la oralitura de los pueblos originarios, frente a la escritura. Y es que, como él mismo lo señala, “en nuestras comunidades se continúa viviendo en el espíritu del vlkantvn, que es la poesía cantada; nuestra poesía permanece fundamentalmente en la oralidad”.

David Hevia, director Sech.