MATÍAS RAFIDE: POETA DEL MAULE Y CIUDADANO DEL MUNDO

Texto de homenaje del poeta y director de la Sociedad de Escritores de Chile, Naín Nómez

Ha muerto Matías Rafide, poeta íntimo de símbolos orientales, ensayista y crítico generoso, antologador de  su región y de la cultura árabe chilena y latinoamericana, profesor de innumerables academias del país y el mundo.  Ha muerto no sólo un escritor y poeta reconocido, sino también un intelectual de carácter humanista que escudriñó todos los ámbitos de la cultura de su región, de su país y de otros lugares del orbe. Pero sobre todo, hacemos aquí un homenaje a Matías Rafide el ser humano, aquel que dedicó su vida a defender la cultura, la de sus raíces y la de sus vivencias personales, con sus escritos, con su magisterio y con su cálido apoyo permanente.

Autor de más de una docena de poemarios y una veintena de libros sobre literatura y autores nacionales o de países extranjeros, a lo que se agregan una cantidad incalculable de artículos en diarios y revistas, el mayor reconocimiento de su aporte a la cultura chilena y árabe, proviene del vasto conocimiento que puso al servicio de su enseñanza en colegios y universidades. Nacido en Curepto en 1929, Rafide estudió Pedagogía en Castellano en la Universidad Católica y luego realizó estudios de doctorado en España, donde se doctoró en Filosofía y Letras. Posteriormente realiza postgrados en España, Italia y Egipto, volviendo a Chile para trabajar en estética en la Universidad Católica y más tarde en la Universidad del Norte. Peregrino y trashumante, el poeta y ensayista realiza un periplo por diversos lugares de trabajo: Talca (Universidad Católica del Maule, Universidad de Chile sede Talca y Universidad de Talca), Universidad Católica de Bolivia, agregado cultural y profesor en la Universidad del Cairo. Elegido miembro de número de la Academia de la Lengua y del Instituto de Chile, fue también miembro de la Real Academia Española y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, Hijo Ilustre de Curepto y recibió la Medalla Lircay y la Medalla al Mérito Victoria de la Gobernación Provincial de Talca. A ello habría que agregar su prolífica labor gremial y social ligada a la cultura: Director de la Corporación Cultural Rector Juvenal Hernández, Presidente de la Sociedad de Escritores del Maule, Vicepresidente del Ateneo de Santiago, miembro del Consejo del Libro y la Lectura, entre varios cargos más. Tuvo diversos premios y distinciones de universidades y colegios nacionales y extranjeros y su producción poética fue antologada en selecciones de Carlos René Correa, Víctor Castro, Antonio Campaña, David Valjalo, Miguel Arteche, Rodrigo Cánovas, Juan Antonio Massone entre otras.    

De sus ensayos y antologías queremos destacar los trabajos sobre los poetas del Maule: Poetas de la región del Maule (1973), Diccionario de autores de la Región del Maule (1984), Nueva Antología Poética del Maule (1984) y Poetas del Maule. Antología para el Bicentenario (2010, con Naín Nómez y Marcela Albornoz); sobre la poesía de origen árabe: Escritores chilenos de origen árabe (1989), Doce poetas chilenos de origen árabe (1993) y 13 poetas hispanoamericanos de origen árabe (2015); los ensayos sobre poetas como Manuel Francisco Mesa Seco, Francisco Donoso, Marta Brunet o Andrés Sabella o sus retratos literarios sobre más de 40 escritores chilenos.

Queremos finalmente agregar algunos comentarios sobre su poesía sintética y minimalista, con un matiz orientalista que la hizo específicamente suya. Hernán del Solar escribe que la poesía de Rafide “depura la forma, afina la sensibilidad, ensancha los límites de su experiencia poética y en imágenes muy seguras nos comunica su sentido de la vida y de la muerte…” (1963); Carlos René Correa, afirma que “su poesía abunda en imágenes que conducen al concepto desnudo y no se pierde en laberintos. Es claro, hondo y transparente. Poeta de sensaciones, elabora un mundo de íntimas definiciones, con cierta melancolía ancestral” (1972); Ernesto Livacic indica que “hay una permanente búsqueda de un sentido de la vida dentro de su transitoriedad…Sus versos abordan una y otra vez el misterio del tiempo, no ocultan el sentimiento de una diaria muerte en medio de esa realidad, rezuman la convicción de carecer de una clave racional para asirla y convergen…en la confirmación de una cierta melancólica filosofía” (2001); Hugo Mezdorff lo califica como un “poeta que ha escogido de las palabras su escurridiza y díscola naturaleza para viajar cual pasajero por el sentido y el enigma en versos, a veces breves como relámpagos en un instante de fugacidad capturada en un verso y que ha conducido a este vate hacia una poesía del vivir, desvivida y vuelta a nacer nostálgica y paradojalmente llena de esperanzas” (2005).

Ha muerto un gran amigo de la cultura y la literatura. Divulgador y crítico excepcional, Rafide dejó también en su poesía ese deseo de unir vida y sueño, configurando en sus versos un cúmulo de imágenes que auscultan en la soledad, la angustia, el estado agónico del ser humano y el bálsamo que proyecta la divinidad sobre este ser desvalido. Poesía para leer en estas horas difíciles que vivimos. Poesía para recordarnos la trascendencia perdida en los avatares cotidianos de la lucha por la sobrevivencia.

Fotografía: Malu Ortega