LA GENERACIÓN NN Y LA INTERNET

Ernesto Langer Moreno

Ayer acaba de terminar un evento en Internet organizado por la Sech que convocó a los narradores(as) pertenecientes a la generación NN. Muy interesante y constructivo.

La Sociedad de escritores de Chile se mostró interesada en organizar próximamente otro evento, esta vez invitando a los y las poetas de la generación NN. Y, después, otro más, donde participen juntos poetas y narradores.

Es que las personas que se sienten pertenecientes a esta generación se buscan a sí mismas intentando encontrar aquello que los une, o los desune.

Muchas son las preguntas que habría que responder para caracterizar una generación.

Como, por ejemplo, y entre otras:

¿Es una generación unida o una generación de escritores solitarios e individualistas?

¿Es un grupo de escritores, narradores y poetas, que se hermana por el solo hecho de haber enfrentado las mismas circunstancias históricas, aunque a veces desde diferentes trincheras?

¿Son una generación que ha experimentado algún grado de internacionalización?

¿Cuál ha sido el interés de la crítica por sus obras?

¿Son estos escritores reconocidos por el ahora pequeñísimo público lector?

En fin, son muchas las interrogantes, y es de esperar que a través de estas reuniones organizadas por la Sech donde opinan sus integrantes, (ojalá no sean siempre los mismos), se obtengan respuestas.

Yo quiero aportar un hecho a esta búsqueda identitaria que me parece decidor a la hora de caracterizar esta generación, el de su acceso a Internet.

Esta es la primera generación que tuvo acceso a la red, publicando sus trabajos y dándolos a conocer.

Las páginas de portales como Escritores.cl, Letras de Chile, Proyecto Patrimonio, Crítica.cl están llenas del trabajo de estos escritores.

Con Internet se abre una forma diferente y masiva de llegar a un público nacional e internacional. También la posibilidad de conocerse mejor y compartir en línea a través de las redes sociales, entre sus integrantes muchas veces distanciados geográficamente.

No podría omitirse creo yo este particular hecho que relaciona por primera vez literatura y tecnología.

Habrá que ver cómo sigue adelante esta iniciativa de la Sech y si se van disipando las nubes que todavía nublan la identidad de la mentada generación NN, generación actualmente en plena actividad con varios de sus integrantes postulando al premio nacional.