JORGE TEILLIER EN SEIS PUNTOS

Remembranza de Manuel Andros

Confieso que nunca tuve mucha cercanía con la obra poética de Jorge Teillier hasta que tuve como invitado en las Tertulias del Centro Cultural de España a su hijo Sebastián Teillier, un científico chileno de primer orden, un erudito, una persona sencilla y transparente. Él me llevó a conocer más a este extraordinario poeta de la generación del 50 y fundador del movimiento de poesía lárica, de la poesía del lugar que amas, lo que para mí lo hace un ser humano confiable. Siempre sospecho de aquellos que no aman el lugar que los vio nacer o el lugar que los acogió por el motivo que sea. Creo que lo lárico implica ser un agradecido de la vida.

Yo no pretendo hacer ningún análisis de su obra ni de su vida. No tengo autoridad para ello y hay otros escritores o académicos que lo han hecho exhaustivamente. Sólo deseo referirme a una curiosidad que tal vez muchos desconozcan. Por esas situaciones anecdóticas de la vida hace un par de años visité a mi amiga poeta y académica, Eugenia Peña en el Centro de Cartografía Táctil  CECAT-UTEM, donde ella tenía algunas responsabilidades. Yo tenía la inquietud de traducir al sistema Braille mi libro «Poemas del Príncipe». Allí, Eugenia me presentó a Alejandra Coll, directora de dicha institución y una profesional muy fina y cálida quien luego de conversar unos instantes me hace entrega de una verdadera joya, una antología de poemas de Jorge Teillier, adaptada al sistema Braille y cuya selección estuvo a cargo de sus hijos Carolina y Sebastián. La antología se titula «Jorge Teillier en Seis Puntos .. .. ..», con una presentación de Carlos Valverde Ortega e impresa por el Centro de Cartografía Táctil CECAT-UTEM en mayo del 2017 y financiada por el Consejo Nacional de La Cultura y Las Artes. Esta obra –una rareza literarias- se encuentra en casi todas las instituciones para ciegos del país y en la Biblioteca Nacional, para todos aquellos que deseen conocerla.

Colofón

«Ninguna poesía ha calmado el hambre o remediado una injusticia social, pero su belleza puede ayudar a sobrevivir contra todas las miserias».

                                                                  Jorge Teillier