El escritor sueco Henning Mankell y su legado en la novela negra y social

  • En la Casa del Escritor se realizó un conversatorio sobre Henning Mankell, novelista y dramaturgo sueco, reconocido internacionalmente por su serie de doce novelas negras sobre el inspector Kurt Wallander. El evento estuvo encabezado por los escritores Bartolomé Leal, Dauno Tótoro y María Inés Taulis.

 

Febrero, 2017.- Antes del receso vacacional de febrero, destacados escritores nacionales se dieron cita en la sede de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH) para realizar un conversatorio en torno al legado del escritor sueco Henning Mankell (Estocolmo 1948 – Gotemburgo 2015), quien aportó diversas creaciones al género de la novela negra y social, dos características que han hecho posible que la temática experimentara un importante resurgimiento durante las últimas décadas.

La charla contó con la presencia del autor de novela negra Bartolomé Leal, del periodista y narrador Dauno Tótoro y de los escritores Poli Délano y María Inés Taulis. Además, en la ocasión estuvo presente Anna-Karin Gauding, vicepresidenta del Instituto Chileno Sueco de Cultura (ICHS), institución coorganizadora del evento junto la SECH.

Sobre la actividad, Dauno Tótoro destacó el giro social de la novela negra que viene impulsando su resurgimiento, desde hace un par de décadas, como reflejo de sociedades con entramados oscuros. Para el periodista, los relatos capaces de dar cuenta de las particularidades de un lugar se vuelven inteligibles para lectores de otras latitudes, en parte, porque el crimen es el mismo.

Durante su presentación, abordó la saga del inspector Kurt Wallander y las características del detective como las concibió Mankell en sus novelas, comparándolas con las del investigador clásico de las novelas latinoamericanas. Tótoro, premiado en los géneros de crónica periodística, relatos y novelas, explicó que su acercamiento a la obra de este escritor sueco se dio por influencia de María Inés Taulis, ensayista y cronista, quien se encuentra desarrollando una investigación comparativa entre la novela negra policial nórdica y la latinoamericana.

Por su parte, María Inés Taulis explicó que su interés por este autor surgió a principios de 2012, cuando al recorrer Buenos Aires se encontró con el libro ‘El chino’, una novela de un autor sueco que ella desconocía: Henning Mankell. “Esa obra estupenda, escrita en 2007, fue publicada en castellano en 2008 en Tusquets Editores, y dos años más tarde ya contaba con 125.000 ejemplares vendidos sólo en nuestro idioma. La seducción que ejerció sobre mí el inicio de este relato no me dejó abandonar su lectura, hasta terminar sus más de seiscientas páginas”, añadió.

Al profundizar su conocimiento sobre el autor, Taulis nunca más se separó de su obra, ni de su extensa producción literaria. “Comencé a investigar distintas fuentes y me di cuenta de que si bien ha sido conocido, en particular por su serie de novelas negras protagonizadas por Kurt Wallander, esas trece novelas son solo una pequeña parte de su riquísima y polifacética obra creativa, que incluye la dramaturgia, las novelas sobre África, las obras infantiles (finamente publicadas en castellano por Siruela), y otras novelas que se desarrollan en Suecia y algunas obras de no ficción. Hace más de dos años que estudio a Mankell y su obra, y me propongo publicar los resultados de este trabajo en Chile”.

Respecto a la real repercusión que han tenido las obras de Mankell en Chile, la escritora afirma que “es indudable que el autor es conocido especialmente y en particular en Chile, por su serie Wallander, de la que incluso se han hecho dos versiones de sus episodios para la televisión: una sueca y otra inglesa. No sé si entre los lectores chilenos existe una marcada preferencia por Mankell, o si este autor se lee más o menos con el mismo entusiasmo que otros representantes actuales del género. Lo que sí está claro es que entre el público lector de nuestro país Henning Mankell es un desconocido respecto de casi un 80% de su obra literaria total. Otro aspecto importante es el considerable desfase que existe entre la publicación de sus obras en sueco y su traducción al castellano, labor que solo realizan – de manera incompleta – dos casas editoras: Tusquets y Siruela”.

Consultada por los factores que han gatillado el resurgimiento de este género a nivel global y, especialmente en los países nórdicos, Taulis señala que “en realidad, el género policial nunca ha dejado de existir desde los tiempos de (Edgar Allan) Poe, o de autores tan exitosos como (Raymond) Chandler, Agatha Christie, P. D. James, (Dashiel) Hammett. Lo que algunos consideran un resurgimiento del género es en realidad un género más centrado en lo social, en nuestra época y en sus contradicciones y problemas, que se ha dado en llamar “novela negra”. En los países escandinavos han aparecido muchos autores del género y, curiosamente, predominan las mujeres narradoras de novela negra. Tal vez simplificando, se podría decir que, por una parte, es una respuesta a los cambios de la sociedad desde el ámbito de la literatura. Y, por otra parte, el género novela negra ha tenido un éxito indiscutible a nivel del mercado, lo que ha provocado la aparición de centenares de autores y títulos que, por desgracia, no siempre alcanzan una calidad literaria aceptable”.

Mankell me ha impresionado por su enorme sensibilidad, por su poesía, por su capacidad de conmoverse y actuar frente a los problemas humanos que se le han puesto por delante. No dejo de lamentar su prematura muerte. Aún tenía mucho por entregarnos”, concluyó la cronista.