COVID 2019

Carmen Berenguer, poeta. Directoria Sociedad de Escritores de Chile.

Y ESTO NO ES TODO

De solo pensar que este virus

Me ha convertido en asesina

Ya que sueño con capturarlo

Paso días de sol achicharrada

Tomo litros de jugo de limón

Bicarbonato para alcalinizarme

Me sirve además para el brote de algún tumor

Y si logro matarlo antes que llegue al pulmón 

Pase de largo a los jugos gástricos del estómago

Y fatídicamente muera en mi propio cuerpo

Nadie podría juzgarme porque la quimioterapia me borró las huellas.

Sería el fin del corona saurio.

Y no es todo

Si hubiera reaccionado a tiempo

Con el deseo de sacarlo de la casa del vecindario del país

Todo hubiera sido más llevadero

Que este tormento de lavarme las manos todo el día

El suplicio de cambiarme la ropa a cada rato a cada instante

El calvario de sacarme los zapatos cada vez que entro a la casa

La asfixia que siento al taparme la boca y los ojos

El terror que me vengan a buscar en una camilla.

Y eso no es todo

La pesadilla de haber perdido la batalla frente a este asesino

El infinito dolor que siento por ser vieja

y morir sin nombre sin amigos sin nadie.

Y eso no es todo

Sin duda que aplaudirían

por su eficacia en el laboratorio de Bioterrorismo

En donde se han servido de todos los avances

De las nuevas nanotecnologías

Como pegar borrar y modificar virus DNA  RNA

Y ponerle antenas para matar viejos

Y todo lo que estorbe en este futuro actual en el mundo de la  robotomía.

Y eso no es todo

Los que pensamos en el futuro llegó antes del fin de este escenario

Como lo conocemos que es hoy y mañana

Cuando nos asomemos al balcón de nuestros guetos verticales

Saludando el sol y el jabón que mató a este pequeño virus Satánico 

Sonreiremos y saldremos felices abrazándonos 

Ya que lo que soñamos despiertos encerrados en nuestras madrigueras

De hacer pan casero y huertas en nuestros balcones

Estaremos cansados con hambre y sin trabajo

Y más endeudados aún porque firmamos desesperados

Papeles para continuar viviendo

Que hasta los animales perdieron el rumbo y salieron a buscarnos porque pensaron

 que ya no estábamos aquí

Cuando salgamos mañana en puntillas 

abracémonos en silencio para no asustarlos.

Y eso no es todo