Un encuentro inolvidable en Concepción

Por Miguel de Loyola

“La literatura es lo más importante del mundo” es una frase del Premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa, pronunciada en un mítico Congreso de Escritores en Concepción por allá a finales de los años 60, que todavía repica en la mente de quienes tuvimos noticia de aquel mítico encuentro. Este año escritores de Perú, México, Colombia, Costa Rica, Brasil, Bolivia, Argentina se han reunido con los nuestros otra vez en la ciudad de Concepción, siguiendo una tradición instaurada por el inolvidable poeta Gonzalo Rojas, la cual se ha venido repitiendo a lo largo de los años; cuyo objetivo principal es insistir en la importancia de la palabra poética para el entendimiento del hombre y de los pueblos. Un bien intangible, para quienes sólo buscan medir y cuantificar la realidad mediante lo utilitario y comerciable, pero imprescindible a la hora de abordar el alma de los pueblos. Porque la palabra alimenta el espíritu de todo cuanto somos y habitamos. La palabra que traduce y registra el misterio de lo consciente, y aún del inconsciente, dando forma al ser esencial de las cosas y de nosotros mismos. “En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios…”

Convocados esta vez en plena primavera del 2019 por la Universidad Católica de la Santísima Concepción, más de treinta exponentes provenientes de diferentes países de América, se dieron cita en el V Encuentro Internacional de Escritores en el Bío Bío, Entre Culturas, Memoria Ancestral y Reciente, para declamar en los más diversos colegios de la ciudad su poesía, dejando así un mensaje indeleble en los jóvenes estudiantes, objetivo principal del encuentro: esparcir el pan de la palabra, como alimento indispensable. Sin el conocimiento de la palabra el hombre se aleja de lo humano, y se pierde en la selva irracional de lo puramente instintivo.

 A pesar del frío, la lluvia y el viento que azota en cualquier época del año cargado de voces ancestrales, el sur de Chile es cálido, acogedor, manifiesta su calor en el ánimo de sus habitantes, quienes saben transmitirlo al forastero, realizando Encuentros Culturales que acercan a nuestros pueblos, recuperando la memoria y la lucha contra el olvido.

El Encuentro Entre Culturas ha sido así una verdadera fiesta de la poesía, y un motivo más para seguir escribiendo y creyendo que, a decir verdad, la literatura sigue siendo lo más importante del mundo en muchos sentidos.