Sech declara socio póstumo a literato y académico Ignacio Ossa Galdames

La Sech declara socio póstumo a literato y académico asesinado bajo torturas en 1975. La decisión no tiene precedentes en la entidad. Se trata del poeta, ensayista y académico del Departamento de Literatura de la Universidad Católica Ignacio Ossa.

Preparado por: Carlos Antonio Vergara

La Sociedad de Escritores de Chile (Sech), declaró socio póstumo al poeta, dramaturgo, ensayista y académico de la Universidad Católica (UC) Ignacio Ossa Galdames, asesinado bajo torturas durante la dictadura el 25 de octubre de 1975 a la edad de 32 años.

La decisión de la Sech no tiene precedentes y se decidió el 06 de agosto por el directorio de la entidad presidida por Roberto Rivera Vicencio en una de sus sesiones ordinarias de los lunes, en la cual estaba presente el Premio Nacional de Literatura Raúl Zurita, quien es director de la Sech.

La resolución se tomó a petición de la familia antes de conocerse las declaraciones del ex ministro de la Cultura Mauricio Rojas acerca de las violaciones a los derechos humanos y el Museo de la Memoria que lo obligaron a dimitir.

Ossa murió en el Cuartel Terranova de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), en Peñalolén, Santiago de Chile, después de cinco días de flagelos que se iniciaron en su domicilio cuando fue detenido. (1)

Hasta el día de su detención, el 20 de octubre de 1975, ejerció como catedrático del Departamento de Literatura de la UC, profesor de teatro y de literatura hispanoamericana, de teatro chileno y profesor instructor en la cátedra de Ciencias Fónicas.

Fue miembro del primer Taller de Escritores de la Universidad Católica, creado en 1969, que publicó numerosos libros con la producción de sus integrantes.

Su obra “Cítase a Reunión” ganó el primer lugar en el primer Festival de Teatro Universitario de la Universidad Patricio Lumumba en la ex Unión Soviética.

El socio póstumo de la Sech entrevistó el 05 de septiembre de 1975 a su amigo el Premio Nacional de Literatura Carlos Droguett (1912-1996).

El cassette que contenía la conversación se grabó antes de que Droguett viajara a Suiza, para no regresar y fue uno de los pocos objetos personales y escritos inéditos de Ossa que se salvaron del saqueo de su hogar por los agentes de la Dina.

El texto fue transcrito y publicado el año 2009 omitiendo en la portada al autor de la entrevista, bajo el título “Carlos Droguett desde la Ausencia”.

Ossa publicó “El hombre y el artista en la narrativa de Antonio Skármeta”, en su breve y promisoria carrera literaria interrumpida por su muerte.

En 1975 publicó en Editorial Nascimento, la más completa recopilación que se conocía hasta ese momento de la obra “Como en Santiago”, del dramaturgo Daniel Barros Grez, considerado por algunos críticos como el padre del teatro chileno. (2)

Ese trabajo del literato asesinado sirvió de base para los estudios literarios posteriores acerca de Barros Grez.

También Ossa publicó Empresa Poética del Rescate Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, sobre dicha pieza teatral de Pablo Neruda. (3)

Parte de la obra poética del ahora socio póstumo de la Sech se encuentra en numerosas publicaciones literarias de la UC.

(1) Ver Morir en la tortura, con detalles escalofriantes en reportaje del autor en revista Punto Final, octubre 2016.
(2) Ignacio Ossa Galdames, Como en Santiago. Cada oveja con su pareja. El ensayo de la comedia. El vividor. Teatro. Santiago: Nascimento, 1975. 319 p. Prólogo y notas bibliográficas de Ignacio Ossa Galdames.
(3) Ver www.thefreelibrary.com

Familia numerosa (poema), Jaime Ignacio Ossa Galdames,

La madre está al centro de la mesa dispuesta.
El padre vigila en la puerta entornada.
Ella distribuye el pan con manos dormidas,
él mantiene fresca el agua con su aliento cansado:
para los ausentes que se fueron,
para los invitados que no llegan.

Hay un silencio en los muros de la casa.

Jamás dudaron que una noche romperían sus brazos
y olvidarían sus rostros para combatir el horizonte
con pájaros en las alforjas y semillas en los zapatos.

Piensan si ya tarda el mensajero
con noticias que ya saben y aromas que aún respiran.

La madre reparte el pan.
El padre refresca el agua.
Se duerme la casa en un silencio de rostros,
se cubren los muros de huellas ausentes.

Era una familia numerosa:
así nos dice la crónica del viento.