Se levantan los párpados

Este movimiento social, no tiene líderes políticos y ninguna institución que los guie y solo el conjunto  lo representa. Es la ciudadanía unida en las mismas convicciones. Los jóvenes, como lo relata la historia, han vuelto a levantar la voz con la valentía que les es innata.

Por María de la Luz Ortega


El 18 de octubre de 2019, el estallido social emergió tras las máscaras de la paciencia, del temor, de las señales obvias. Inquietudes que venía gestándose desde hace más de 30 años… Seres invisibilizados bajo jornadas destructivas; carencias acalladas por ofrecimientos incumplidos. Muchas lágrimas derramadas por la desesperanza. Demasiados instantes en la vida diaria aspirando un aire de sueños rotos. Hoy puede leerse ese abandono en los muros de las ciudades de Chile. Son desgarradoras las palabras que muestran las heridas de un quebranto en nuestra sociedad, una sociedad desmembrada, que ejecuta a los más desposeídos.

Este movimiento social no tiene líderes políticos y ninguna institución que los guíe; solo el conjunto lo representa. Es la ciudadanía unida en las mismas convicciones. Los jóvenes, como lo relata la historia, han vuelto a levantar la voz con la valentía que les es innata. Y las mujeres, las mujeres siempre activas con su oratoria y su empuje, también salieron tras el camino que fueron abriendo sus hijos, nietos, los jóvenes estudiantes. Golpeando cacerolas, vestidas de negro, levantando sus puños, los ojos vendados por los caídos en el fragor de este grito social y convocándose en las multitudinarias manifestaciones de LasTesis; todas unidas, a lo largo de este angosto y largo país, visibilizando el abuso encubierto por los poderes del Estado.

Así estamos llegando a los finales del año 2019. Recordando cada viernes, masivamente, en estos 73 días de manifestaciones. No es un berrinche pasajero encaminado a finalizar una década, es un pueblo sofocado que ha levantado el párpado, que va en busca de un cambio real, sin vuelta.  Concluye al año con la firma de un decreto que irá en busca de una nueva Constitución, esperando la participación masiva y ciudadana en un plebiscito que nos llevará a una nueva Carta Magna en los umbrales de abril.