¿La vida es un teatro: mágico o físico?

Dmytro Drozdovskyi

Un ensayo sobre el libro nuevo de Borys Fynkelshteyn

En el libro “La vida es un teatro” (2018) de Borys Fynkelshteyn, se intenta representar la transición de la humanidad a un nivel de desarrollo cualitativamente diferente. El arte es una de las manifestaciones del conocimiento espiritual de la realidad, que Borys Fynkelshteyn enfatiza después de Hegel. Ley, filosofía, religión y literatura son cuatro metatemas interconectados de una manera especial. Además, se trata de una nueva teoría física del tiempo, según la cual, el sujeto de la realidad puede cambiar tanto el futuro como el pasado.

En todos sus relatos, Borys Fynkelshteyn trata de llegar al fondo de las cosas y los acontecimientos producidos, para encontrar las respuestas a preguntas muy difíciles: ¿Qué debería pasar el héroe/autor?, ¿Qué determina las relaciones causales?, ¿Cuál es el papel del héroe y su destino?, ¿Cómo, la voluntad humana influye los acontecimientos?, ¿Y si hay un cierto límite, hay camino de regreso?

“La vida es teatro” (2018), de
Borys Fynkelshteyn

Por ejemplo, en el relato «Sin límites», un boxeador joven después de tres rondas de pelea para aficionados, decide que una corta batalla es una etapa pasada. ¿Tiene que ir más allá de los límites establecidos por alguien o romper las reglas? El hombre fuerte es quien establece las reglas del juego. Él es un estratega que controla el juego, pero está jugando; y después de la decimoquinta ronda, el héroe entiende la ley de la vida: no hay límites.

Él convierte estas palabras en un credo vital, superando altas montañas y obstáculos en su camino, trastornos nerviosos y fatiga física. No puede protegerse de las neurosis; en homenaje a su debilidad humana: les hace caso y las adopta a continuación, para transfomar los límites como quiere.

Confucio argumentó que el hombre fuerte tiene poder sobre sí mismo. Además, el héroe de ese relato de Borys Fynkelshteyn dominó el arte del poder sobre otras personas. Pero sucede también que la vida es una pelea sin reglas. Tales muchachos van por un camino de vida, pero no ven señales de tráfico. No hay límites, las reglas pueden ser violadas.

El libro presenta una teoría fantástica: literatura, religión y arte, son los elementos de la evolución que se establecen en el hombre como limitantes de sus propias actividades. Cuando una persona pasa a la etapa del desarrollo humano posterior, transfiriendo demasiadas funciones a la tecnología, se encuentra en la inevitable catástrofe que termina con la destrucción de la humanidad.

Además, el libro de Borys Fynkelshteyn presenta una nueva teoría de la imaginación humana. La presencia de la imaginación de un hombre también tiene una determinación evolutiva. Lo que los escritores y artistas en general pueden imaginar no es tanto una invención, sino un impulso para el desarrollo de la humanidad. Todos los inventos tecnológicos de la más alta calidad en diferentes etapas del desarrollo humano, podrían haber sido motivados por artistas y representados en la literatura de ciencia ficción. Por lo tanto, la literatura es un factor en la disuasión y la determinación del desarrollo humano en el aspecto de la civilización. B. Fynkelshteyn desarrolla el concepto filosófico hegeliano de “espíritu”, mostrando cómo se manifiesta en el arte.

El espacio de tiempo del libro se desarrolla de acuerdo con dos modelos: ante nosotros, el tiempo cíclico en el que la humanidad atraviesa varias etapas de desarrollo y mejora, pero todo termina en un retorno a un mundo que ha experimentado una catástrofe apocalíptica y que, de una manera diferente, comienza a percibir el papel de la tecnología y, al mismo tiempo, afecta al humano y su naturaleza. Esto sugiere que el desarrollo de la información y las tecnologías han transformado el mundo virtual en un espacio trascendental.

Boris
Fynkelshteyn

El camino hacia el Creador es, en particular, debido a la alta tecnología que forma, la manera de enfoque humano a la matriz del mundo. La literatura en alguna etapa del desarrollo humano se ha convertido en el acercamiento de la civilización a la base de información, que, en caso de asimilación, es un factor en la modificación de la humanidad y la transición a una etapa superior de desarrollo. Al mismo tiempo, la información como parte de lo que define la percepción humana del mundo y forma la identidad de la persona, eventualmente se convierte en un fenómeno elitista. A principios de este estado comenzó a existir la música, que tiene una designación gráfica más compleja, y por lo tanto, un cifrado más complicado para la decodificación de la mayoría.

El libro “La vida es un teatro” también actualizó un motivo más: la sustitución de las necesidades humanas en el conocimiento del mundo, en sus apariencias físicas y metafísicas por diversas formas de entretenimiento, que al mismo tiempo parecen ser una forma modificada de control político y un método de control de la mayoría que no necesita pensar en su propia perfección y el desarrollo de los sacerdotes espirituales.

Los principios básicos del libro son la no-linealidad, el hipertexto. En el contexto de la revolución de la información, la metáfora de la Biblioteca que caracteriza la cultura escrita se transforma en el Museo del Juguete, en el que cambia la expansión global de la imagen mundial. Al mismo tiempo, la pluralidad de significados del juego en las historias, no niega la existencia de la Verdad.

El narrador de historias se refiere al hipertexto en el libro, en particular a diccionarios, enciclopedias y otra literatura de referencia, es decir, material impreso, que tiene características exclusivamente informativas e incluye referencias cruzadas. Tenemos estrategias similares en los trabajos de J. Cortázar que ofrecen al menos dos libertades de lectura; y en los cuentos de J. L. Borges, etc.

La base ontológica del libro de Borys Fynkelshteyn es una idea del mundo como un conjunto de módulos, que es el ideal de la comprensión técnica del mundo. A diferencia de los humanos, los módulos no tienen historia, y este hecho se convierte en la base de cualquier recombinación. Esta forma de representación de obras literarias se correlaciona con la tendencia a densificar cada vez más el entorno en el que vive el hombre moderno y, al mismo tiempo, evita el caos que surge debido a la invasión de la memoria y las emociones.

Según J. Baudrillard, el entorno virtual toma fuertemente lo textual; nuestro destino es contentarnos con tal virtualidad de límites, que, en contraste con la de Aristóteles, solo asusta la perspectiva de una transición a la acción. Ya no estamos en la lógica de la transición posible en lo real, sino en la lógica hiperrealista, intimidándose a sí misma.


Dmytro Drozdovskyi

La idea de la pluralidad de mundos en la propia escritura roja, revela su mayor valor: cada autor en el nivel del texto crea los mundos. Jorge Luis Borges explicó la creación con las palabras; “En verdad les digo que Dios solo va a crear el mundo”. En la colección de ensayos “Siete tardes”, Borges recuerda a uno de los cabalistas españoles que afirma que hay tantas Biblias como sus lecturas, porque todos los miembros del libro pueden “tomar” solo lo que pueden leer de ella. La vida humana es también un libro. Libro equivocado: es difícil de leer, es imposible entender la dignidad.

Sin embargo, según la trama de casi todas las historias de Borys Fynkelshteyn, en las diversas colecciones de prosa corta aparece una faceta invisible, después de la cual, la realidad de la vida se convierte en nuevas dimensiones místicas e inexplicables. En la historia del ángel guardián, a través del prisma de la autorreflexión, el autor entrena la verdad sobre la forma en que está surgiendo la inspiración para escribir, cuando por alguna razón, al volante del automóvil, de repente le viene un deseo insoportable de detenerse a recoger un cuaderno y tener tres horas seguidas para rasgar, experimentar y vivir. Creatividad sin espontaneidad, como un pantano estancado.

¿Por qué el tren que no cogió, no llegó al destino y los pasajeros murieron? Y él, un ingeniero responsable al servicio de la patria soviética, debía subirse a ese tren, pero se sentó en otro y evitó su muerte, ¿por qué?

¿Quién sabe la respuesta a estas preguntas?

Pero por otro lado, los escritores escriben para hacer preguntas y buscar respuestas. El coraje de un escritor es decir lo que es verdadero, descubierto y sin velo ni palabras superfluas. La habilidad de ser un detective para sí mismo, sus pensamientos y acciones, para convertirse en un director de su propia historia, adquiriendo ese tono entusiasta de narración, de modo que el lector sintiera las mismas emociones que el autor y su personaje. Al describir las historias de vida en primera persona, el autor y, al mismo tiempo, el personaje principal, le causa al lector una profunda confianza; el estilo minimalista de presentación de vez en cuando agrega emociones sinceras, y considera al lector como un viejo amigo.

El libro de Borys Fynkelshteyn es interesante para leer al menos por una razón: sus historias tienen un argumento. En cuanto a la estética artística de sus obras, ya es cuestión de gustos: alguien lee la salsa de chile o pimienta, porque le encanta el humor negro, como Roald Dahl, y al poeta le gusta la poesía en prosa como Turgenev. Fynkelshteyn elige la segunda opción, tal vez porque el mundo literario, en contraste con el material, puede reproducir el amor romántico, y los cínicos lloran con lágrimas amargas; y la vaca también es hermosa como una vaca, y un mono es como un mono, y un hombre es como un hombre, porque tiene su propio código de honor, y el cuervo no excluye al cuervo del ojo.

Existen puertas mágicas en los mundos mágicos, porque Alice Carroll estaba allí; y los lectores con ella. El realismo mágico de las páginas de los libros se está filtrando hacia el mundo visible. El mundo visible está enterrado en el mundo invisible de la literatura. Sería interesante vivir solo, ¿verdad? Como dijo Grisha, un conocido de un conocido: “Genial, aún vives, vives, pero no te llevas nada”. Y no es necesario ser Aristóteles o Franklin, para pensar el mundo. El hombre es una criatura que está expuesta a la práctica, desde el primer día de vida en este gran mundo de sueños, ¿las palabras de aquellos que se atreven a aprender a ver lo que uno ve? Por eso hay un nombre. Cuando escribo esto, me dirijo a usted con una pregunta: ¿Existe realmente un límite a lo que una persona puede ver?

¿Y hay un límite a lo que ella puede entender?

Por ejemplo, cuando me miro en el espejo, ¿puedo verme allí? ¿O tal vez solo veo lo que puedo pensar?

Cuando leyó la Biblia, ¿no quiso decirles a los autores que son niños ingenuos?

¿Cree que las personas se visten como monos en un conocido experimento de banano, por el que han hablado unos de otros?

¿O tal vez tratamos a las personas como experimentadores con animales?

¿Ha abierto la puerta mágica a su mundo mágico?

(Revisión y corrección, Cecilia Palma. Poeta, Chile)

(AUTOR DE “LA VIDA ES PURO TEATRO)

Borys Fynkelshteyn, escritor nacido en Odesa, Ucrania, en 1946. Graduado de la escuela secundaria en 1963, en el mismo año ingresó en el Instituto Electrotécnico de Comunicaciones en Odesa de donde egresó en 1968.
Es autor de más de 20 libros, algunos publicados en el Reino Unido, Francia, España. Hoy se están preparando libros en Chile e Israel. Sus libros se desarrollan al borde de la imaginación y la realidad. En sus relatos hay eventos reales, y muchas coincidencias sorprendentes que quizás sucedieron, o quizás, son una ficción del escritor.

(AUTOR DE LA RESEÑA)

Dmytro Drozdovskyi- PhD, miembro académico del departamento de literatura mundial del Instituto de Literatura de Taras Shevcheno de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania (Kiev). Nació en Odesa, Ucrania, el 1987. Estudió Literatura Comparada y Teoría Literaria en la Universidad Nacional “Kyiv-Mohyla Academia” (Kiev).
Dirige la revista VSESVIT (“Universo”) desde el año 2012 (trabaja en la revista desde 2006), donde publica ensayos, poesía y narrativa de escritores de habla hispana.
Es doctorado en Literatura Comparada en el Instituto de Literatura de Taras Shevchenko de la Academia Nacional de las Ciencias de Ucrania.