Encuentro en Nueva York con Patricio Lerzundi

Por Miguel de Loyola.

Patricio Lerzundi es un poeta chileno afincado en Nueva York desde 1965, pero no ha perdido en ningún momento interés por su país de origen, por estar al tanto de su literatura, sus escritores y la cultura en Chile. En la actualidad está terminando un libro sobre Nicanor Parra, de quien fuera alumno y posteriormente amigo a partir de un seminario realizado en la universidad de Columbia por el antipoeta de Las Cruces; por allá —asegura— por el año 1971. Dice contar con abundante material de primera mano acerca de esa amistad, y también acerca de otros escritores y poetas chilenos que en el transcurso de sus cincuenta años viviendo en los Estados Unidos, muchos han pasado por su casa en Nueva Jersey. Enrique Lihn, Claudio Giaconi, José Donoso, Skármeta, Oscar Han, Pedro Lastra…. También cuenta que en Chile fue compañero de Mauricio Wácquez en el liceo Miguel Luis Amunategui de Santiago. Es decir, su vida ha estado vinculada completamente a la literatura. Es además Doctor en literatura Colonial, ha escrito varios libros sobre el tema: Arauco en el teatro del siglo de oro, El gobernador prudente, Romances basados en la Araucana… Pero fundamentalmente es un poeta con varios poemarios publicados que dan cuenta de su trayectoria. La Quintrala y Ñanku (el meztizo Alejo), el primer personaje aludido en el título, Catalina de los Ríos y Lisperger, se hace carne y cuenta desde la perspectiva del propio yo su historia, utilizando aquel lenguaje coloquial semejante al del antipoeta, de quien sin duda toma Lerzundi su mayor influencia. En el segundo, la historia es conectada por el hablante con mayor distancia, pero manteniendo el lenguaje coloquial y sencillo. Se trata de una apuesta personal notable, que lleva a un conocimiento directo de dos figuras históricas chilenas que aún rondan por el imaginario nacional. En la actualidad, Lerzundi es productor de un programa cultural en la City University Television.

Entrevista de Patricio Lerzundi a Carmen Boullosa, trasmitida en la CUNY TV, televisora dependiente de la City University of New York.

Desde Nueva York, Patricio Lerzundi se impone ahora la tarea de conectar a la SECH, Sociedad de Escritores de Chile, con una filial a su cargo, que congregue a todos los escritores chilenos que actualmente viven en los Estados Unidos. De eso conversamos amigablemente una mañana primaveral, de sol cálido y viento a ratos frío en las calles, proveniente del río Hudson. Hablamos de la necesidad de abrir los horizontes, los espacios de comunión entre los escritores nacionales dispersos por el mundo. Hay muchos escritores chilenos viviendo aquí, en Nueva York, y hace falta una conexión con ellos, asegura.  

Ese será un nuevo desafío para la SECH a partir de ahora, abrir las puertas de la Casa del Escritor a escritores chilenos que viven en los Estados Unidos, mediante la conexión con Patricio Lerzundi. La cultura no puede seguir confinada a los guetos, su deber es mostrarse al mundo.