“Confesión”, de León Tolstoi: Conversaciones con el yo

El libro Confesión, bien podría entrar en esa categoría llamada hoy de “autoayuda” tan en boga por estos tiempos, cuando el hombre pasa por sus peores tiempos de falta de sentido existencial, o mejor dicho, cuando el hombre goza de tantos sentidos falsos por los que vive. Tolstoi pone página tras página el dedo en la llega y lleva al lector a la reflexión personal, de una manera más profunda, porque se acerca al ser de las cosas y de sí mismo.

Por Miguel de Loyola


El gran novelista ruso León Tolstói (1828-1910) desarrolla en su libro Confesión, un extenso ensayo acerca del sentido de la vida, partiendo de sus experiencias personales, de su necesidad imperiosa por encontrar sentido a lo que de pronto no parece tenerlo. En él confiesa que al llegar a la edad de cincuenta años se descubrió a sí mismo vacío de espíritu, al punto de desear el suicidio, el exterminio total de sí. A esas alturas de su vida está convencido que la vida no tiene ningún sentido posible, y que por tanto es preferible la muerte. “Mi vida se detenía, como si no supiera vivir ni qué hacer, y me sentí perdido y caí en la desesperación.” Las teorías filosóficas y aún las teológicas incluso, parecen, a su juicio, confirmarlo. Y entonces se da a la tarea de buscar respuesta a las preguntas que lo aturden respecto al sentido de su existencia. Todo esto después de haber vivido bajo el glamur y la fama, de ser respetado como escritor y profesor, de haber gozado de una buena vida, en el sentido del confort y el status social que brinda el éxito.

El libro Confesión, bien podría entrar en esa categoría llamada hoy de “autoayuda” tan en boga por estos tiempos, cuando el hombre pasa por sus peores tiempos de falta de sentido existencial, o mejor dicho, cuando el hombre goza de tantos sentidos falsos por los que vive. Tolstoi pone página tras página el dedo en la llega y lleva al lector a la reflexión personal, de una manera más profunda, porque se acerca al ser de las cosas y de sí mismo. “¿Qué resultara de lo que haga hoy? ¿De lo que haga mañana? ¿Qué resultará de toda mi vida? ¿Hay algún sentido en mi vida que no será destruido por la inevitable muerte que me espera?”

Confesión, puede resultar un verdadero hallazgo para los amantes de la literatura rusa, para los admiradores de Tolstoi, pero sobre todos para todos aquellos lectores que andan en busca de una conversación profunda consigo mismos. Experiencia que no transmiten los libros de autoayuda precisamente, sino sólo los grandes genios de la literatura.

Sólo como anecdotario, cabe hacer referencia a la colonia Tolstoyana. Una utopía que siguieron en Chile un grupo de escritores y artistas: Fernando Santivan, Augusto D´Halmar, Luis Ortiz de Zárate…, siguiendo los preceptos del maestro.