Poli Délano (1936-2017), un gozador de la vida, un gran amigo.

A la edad de 81 años y de forma inesperada, fallece el destacado escritor nacional Poli Délano. Querido y admirado, Poli era un hombre de corazón joven, aventurero, comprometido y leal.

Por Ximena Troncoso

Poli Délano (Madrid, 1936 – Santiago, 11-08-2017). Empieza a escribir en el colegio, a los 16 años de edad y nunca más paró. Se reconoció siempre como un gozador de la vida que disfrutó del amor, las comidas, la bebida, los colores, el tiempo. Le gustaba tener amigos a su alrededor y debo decir que me siento privilegiada de haber sido parte de ese grupo cercano. La tertulia con Poli era lo habitual Nos reuníamos en su departamento de Lyon que fue su hogar desde el años 2013, junto a Víctor Sáez, Reynaldo Lacámara, Rolando Rojo, Roberto Rivera y Juan Camilo Lorca. Contar chistes, compartir sus escritos, cantar tangos o simplemente charlar, eran parte del panorama de esos encuentros, pero no los únicos, porque para Poli, la creación y el compromiso con el devenir de nuestra sociedad iban de la mano.

Fuimos testigos de su diario trabajo literario, su más grande pasión.

Para este gran amigo y autor chileno la escritura era una forma de vida que disfrutó a concho. Más de alguna vez, dijo que no era de los escritores que sufren escribiendo. Su tema, en cada nuevo libro, fue la calle, la gente y lo que les pasa, vivencias que iban dando forma a sus novelas o cuentos.

Fue un prolífico escritor que recibido, entre otros, los premios; Casa de las Américas de Cuba; Premio Nacional de Cuento, México; Premio Novela Deportiva, Colombia y en tres oportunidades fue galardonado con el Premio Municipal de Santiago. La gran deuda de Chile es no haber recibido el Premio Nacional de Literatura, pese a tener los meritos de sobra y de que se le postulara en innumerables ocasiones.

Con Ceibo Ediciones, su más reciente casa editorial, publicó las que fueron sus últimos libros: la novela Afuera es noche y el libro de relatos Según pasan los años, (2014); la novela La broma de una mantis religiosa (2015); “Un ángel de abrigo azul” (2016).

Fue autor de las novelas Cero a la izquierda (1966), Cambalache (1968), En este lugar sagrado (1977), Piano-bar de solitarios (1981), El hombre de la máscara de cuero (1984), Como si no muriera nadie (1987), Casi los ingleses de América (1990), La cola (1999), Este banco del parque (2003), El amor es un crimen (2005). Es también autor de los relatos Gente solitaria (1960), Amaneció nublado (1962), Vivario (1971), Cambio de máscara (1973), Sin morir del todo (1974), Dos lagartos en una botella (1976), Solo de saxo (1998) y de la novelas breves El verano del murciélago, Muerte de una ninfómana, Los caminos de la víbora, Aria para la cuerda de sol, Estás ahí, El rayo verde, Un cadáver en la bahía.

En literatura para niños escribió Humo de trenes, Neruda me llamaba Policarpo y Policarpo en Manhattan. Además, autor de las crónicas Lo primero es un morral (crónica de un viaje al África central), Entre la pluma y la pared (crónicas literarias) y Memorias neoyorquinas.