Omar Lara: “La poesía es la interrogación absoluta y cada esfuerzo un peldaño para entender ese misterio”

Hombre de pocas palabras, pero de mucha acción, este poeta ha llevado una vida entera dedicada a la difusión de la Literatura, sirviendo como puente entre las letras y la gente. En esta entrevista, nuestro escritor del mes, nos contó algunos pormenores de su vida.

 Mayo, 2017.- Acaba de terminar días intensos, pero alegres, porque uno de sus proyectos emblemáticos cumplió cinco años y lo hizo de muy buena manera: La Quinta versión de la Feria del Libro del Bío – Bío que ya se consolida como uno de los eventos más importantes de Concepción y Omar Lara, pese al paso de los años, mantiene la intensidad y el ánimo inicial “como si fuera ayer”, según declaró.

Una vida dedicada a la literatura, su gran pasión. Porque desde que Luis Omar Lara Mendoza nació en Nueva Imperial, el 9 de julio de 1941, su camino ha estado unido a las letras y lo ha llevado a un recorrido que pocos escritores han tenido la fortuna de vivir.

Poeta, ganador del Premio Nacional de Poesía Jorge Tellier 2016, traductor y editor, Omar Lara fundó en los años 60 el que quizás sea otro de sus proyectos más significativos: la ‘Revista Trilce’. Una manifestación en papel de lo que sería el grupo de poesía formado poco antes y que llevaba el mismo nombre. Todo un hito cargado de mitología y donde autores de la talla de Roberto Bolaño dieron algunos de sus primeros pasos.

Hoy Lara, luego de momentos complejos donde conoció la pérdida de libertad durante la dictadura militar y posteriormente el exilio que lo llevó a Perú, Rumania y España, lleva una vida activa que continúa en función de la literatura, creando puentes hacia la gente a través de talleres literarios o la Feria del Libro y, en esta entrevista, nos contó sobre esta entrega completa hacia las letras que ha sido y es su principal motor en todos estos años.

 ¿Cómo te marcó y definió tu obra el hecho de crecer en el campo?

“Ser del campo o ser de la ciudad es sólo una circunstancia. Sin duda que son espacios y tiempos distintos, pero siendo un país rural como somos las diferencias o particularidades se esfuman y no adquieren mayor relevancia. Predominan las costumbres diferenciadoras, que son leves y no decisivas, no hay una cuestión de identidad, sólo  de costumbres, que no debemos confundir”.

¿Cómo recuerdas la época de la Revista Trilce?

“No hay mejores o peores recuerdos. Hay recuerdos, hay una historia que se gestó en el momento mismo de fundar el grupo Trilce y todo lo que eso significó: la Revista Trilce, que perdura, los encuentros de poesía, las ediciones. Y mucho más. Hemos vivido en el mundo y lo que ocurre en el mundo nos ocurre también a nosotros”.

A estas alturas, ¿cómo evalúas lo ocurrido con la dictadura y el exilio en tu vida personal?

“Eso nos cambió la vida a todos, al país y a cada uno de nosotros. Muchas veces cuando hablo del golpe digo: el terremoto del 73. Y en otras ocasiones, si hablo del terremoto digo: el golpe de 1960. Terremotos y golpe, es lo que tiene al país como está, desarticulado, idiotizado y miserable en muchos sentidos”.

¿Existen diferencias entre poesía europea y latinoamericana?

“Hay y no hay diferencias, para empezar con una frase un poco tonta. Las hay, tal vez por la profundidad de sus fuentes y por una tradición milenaria de la palabra.  No las hay, porque las emociones o las sensibilidades son una sola en cualquier país del mundo”.

¿Sientes que tienes tareas pendientes?

“Si la poesía es la interrogación absoluta, y cada esfuerzo un peldaño para entender ese misterio, las cosas por hacer y las tareas pendientes también serán infinitas e inalcanzables. Tengo cosas por hacer, sin duda alguna. Tengo tareas pendientes, siempre. Pero no tengo muy claro cuáles son”.

¿Cómo evalúas el estado actual de la poesía?

“No sé si he estado en la vanguardia alguna vez. Simplemente he estado y nunca se me ocurrió que eso podría ser la vanguardia u otro lugar del poeta. Es cierto que he estado casi siempre donde he querido estar. Y me refiero a la poesía, a nada más. En cuanto al estado actual de la poesía, ¿qué decir? Esto me recuerda una anécdota de Rulfo en que termina diciendo: ustedes saben más que yo”.

¿Cómo ves el panorama literario nacional y el rol de la SECH?

“Mirar mejor lo que somos y tratar de decirlo. Sobre la SECH no sé qué decirte. Estoy lejos, en una periferia que, mágicamente, a veces se hace también un centro. Como lo fue en Valdivia con Trilce, sin ir más lejos”.