CONVERSACIONES CON MARÍA LONDON – “PIEDRAS BLANCAS”

 

Piedras Blancas es, según la denominación oficial clásica que aparece en la portada, una novela, es decir una obra de ficción. Sí. Pero quisiéramos decir que Piedras Blancas es mucho más que eso: es un desafío radical, una apuesta insensata, un golpe en pleno pecho. La escritora chilena, María London, hace resonar en el título (Piedras Blancas) el nombre de un lugar real, Tejas Verdes, uno de los numerosos centros de tortura que funcionaron durante la dictadura (1973-1990) de Augusto Pinochet. El testimonio de un prisionero sobreviviente, el escritor y poeta Hernán Valdés, describe desde el interior este infierno en uno de los textos más conmovedores de la literatura chilena: Tejas Verdes. Diario de un campo de concentración en Chile.

María London no es un testigo directo. Su cuerpo no fue torturado pero ella sufrió como muchos otros chilenos, en su conciencia e identidad, esta tragedia nacional. El tema, ya abordado por la autora en su primera novela, El Libro de Carmen, vuelve a ser abordado con un texto extraño y sin concesiones, donde narradores múltiples sondan las profundidades del mal, adoptando a menudo la mirada de los victimarios, en una tentativa obstinada de develar sus motivaciones, de hacer inteligible lo que para la mayoría de nosotros es impensable. No es la primera vez que un escritor elige esta perspectiva, lográndolo de manera más o menos acertada. Esto ha sido hecho en la literatura referente a la segunda guerra mundial (Jonathan Littell, Las Benévolas), y también en

algunos textos de la literatura argentina (Luis Gusmán, Villa) pero es la primera vez que se explora este terreno en la literatura chilena. Y María London lo hace de una manera particular, casi experimental, combinando perspectivas diversas, de las personas narrativas, de las voces que pertenecen tanto a víctimas como a victimarios, dando lugar a una construcción polifónica y multiforme donde la escritura, a partir de hechos reales, construye historias, ficcionaliza testimonios, convoca pensamientos, palabras, memorias, con el objetivo de constituir una especie de repertorio del horror y de la manipulación. Porque no se trata solamente de reconstituir un tramo de la historia, sino también – y sobre todo – de exponer los mecanismos ocultos que la hacen posible, las construcciones discursivas que justifican lo injustificable, los poderes de facto que están detrás de los poderes visibles. De establecer, en suma, las verdaderas responsabilidades.

N° 293 • Septembre – Novembre 2017  – ESPACES LATINOS Memoria 12
Traducido de la revista Espaces Latinos, Francia