Carmen Berenguer cierra el Festival de Poesía La Chascona

Con el reconocimiento a la trayectoria de Carmen Berenguer cierra el Festival de Poesía La Chascona, en una emotiva celebración. Flanqueada de autores jóvenes que ya comparten con Berenguer una memoria literaria y vivencial, la autora reafirmó el cuestionamiento al “árbol genealógico de pantalones” que articula la tradición literaria chilena.

 

Mayo, 2017. A sala llena el espacio Estravagario en la casa de Pablo Neruda en Santiago, cerró el Festival de Poesía La Chascona, con un homenaje a Carmen Berenguer. “La poesía es el lugar fuera de lugar”, afirmó Berenguer en su intervención, precedida de las presentaciones de Serafín Alfsen y Héctor Hernández.

La actual vicepresidenta de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH), destacó la importancia de la iniciativa: “Nosotros no estamos acostumbrados a hacernos cariño. Más bien a veces tirarnos algunos versos, algunas puyas, o simplemente nada, como ha sido últimamente. La gente está más encerrada en sí misma. En ese aspecto esto significa volver a empezar.”

El Festival de Poesía La Chascona que concluye se ocupó durante un mes de relevar un conjunto de poetas en su madurez creativa, tales como Elvira Herández, Omar Lara, José Ángel Cuevas, Hernán Miranda, Juan Cameron, Carlos Cociña, Jaime Quezada, Verónica Zóndek, Carlos Trujillo, y Jaime Pinos. “Gracias por este reconocimiento que se le ha hecho a mí y a varios de mis colegas, que no lo han hecho en ningún otro lado.” Respecto del lugar que tiene la poesía en Chile, la poeta que fuera distinguida el 20 con el premio Pablo Neruda, mencionó que:

“En Chile es bueno que [se reconozca] un lugar como la poesía, que aparece como ningún lugar, que es un lugar simbólico, que no tiene cálculo, lo único que tiene es riesgos. Y por eso los poetas son capaces de decir tantas cosas que no las dice nadie más sino solamente los que escriben poesía. Porque a ese lugar pareciera que nadie le da pelota, ese lugar está ahí, fuera de lugar, entonces el poeta, como siempre sale de sí mismo, el sí mismo, el dasein, está acostumbrado a tener en Chile una higuera, un árbol genealógico de pantalones”, mencionó la autora que actualmente desarrolla en la SECH el Taller de Escritura y Género.

Carmen Berenguer, “poeta de la linde, rapsoda de los límites, poesía de los márgenes, de los mares marginales chilenos, sudacas, latinoamericanos” la definió Alfsen, mientras que Héctor Hernández resaltó: “Su escritura anómala, poderosa, visionaria necesita ser leída como un todo y por todos.” Precedida y seguida de numerosas intervenciones de jóvenes poetas, en una lectura de textos diversos, la autora dio cuenta de una trayectoria heterogénea que se ha constituido en un referente.