SECH y Fundación Cultural de la Municipalidad de Providencia lanzan concurso de cuentos

La Sociedad de Escritores de Chile, el gremio que agrupa a los escritores de nuestro país, cuenta hoy en día con más de 700 socios activos, repartidos en 17 filiales de Arica a Punta Arenas y dos en el extranjero, específicamente en Londres y Nueva York, todos ellos líderes de opinión y destacados actores del cotidiano acontecer nacional.

Con antecedentes desde 1842 en la Sociedad Literaria de Victorino Lastarria, se desarrolla en ateneos que cobijan el accionar y la opinión de poetas, ensayistas y narradores hasta conformar la actual Sociedad de Escritores de Chile (SECH), una corporación sin fines de lucro conformada en 1931.

Apegada al acontecer nacional sus miembros han entregado un rico patrimonio al país generando ideas y políticas culturales desde siempre, una forma de percibir la realidad, su territorio y sus habitantes, así es como Alberto Blest Gana cala hondo en el siglo que nos ve nacer como nación, luego cuanto debemos a Carlos Pezoa Véliz en nuestro modo de sentir y observar, a Joaquín Edwards Bello que supo dibujar al roto, nuestro roto, el que todos llevamos dentro, cuando debemos a Manuel Rojas con su “A pie por Chile”, a Francisco Coloane, al poeta Jorge Teillier y las profundas lluvias del Sur, a Alberto Romero con la viuda del conventillo y sus malas estrellas, A. Romero presidente también de La Sech que gestionó en su tiempo rescatar a Sigmund Freud en 1938 del horror nazi, a María Luisa Bombal y sus nieblas, a la misma Isabel Allende y ni qué decir cuánto debe nuestro  Chile a Gabriela Mistral a Pablo Neruda, dos socios de la Sech y dos premios nóveles lo que no es menor para nuestro pequeño país.

Hoy nos empeñamos en recuperar las horas de clases que perdimos al pasar de castellano a lenguaje en los colegios y que se reflejan en la pobreza de expresión, en el trabajo cotidiano de oficina cuando debemos descifrar un correo y no lo logramos entender, y si preguntamos a quien lo escribe tampoco nos puede aclarar lo que quiso decir, no tiene palabras…, no las adquirió en su formación y si bien maneja la técnica de su oficio, se encuentra incomunicado  y perdemos mucho tiempo hasta llegarlo a entender, ¿será parte de los bajos índices de producción que muestra nuestro país?

Así los índices de lectura y comprensión lectora decaen año a año, y la profunda meditación que aporta la lectura se extingue dejando al aire un país caótico, lleno de rayados, que arranca las cabezas de nuestros próceres en parques y plazas, un país complejo, que muchas veces no sabe adonde va. Es ahí cuando nuestros artistas se vuelven fundamentales, la sensibilidad del poeta que ilumina vastos sectores de sombras, el narrador muestra y enseña con su sólo oficio a percibir a captar los tipos humanos y su comportamiento, los valores que están en disputa, el dolor y el progreso, en resumen, nuestro país y su sentido tal cual, para provecho de todos.

Por eso nos sumamos con entusiasmo a este concurso de Cuentos Sub 30 que sin duda dará lugar a que broten las nuevas figuras y las nuevas formas de percibir y construir, la aparición de las nuevas sensibilidades cuando se necesitan, cuando la comunidad pareciera que las espera.

La SECH agradece a la Fundación Cultural de la Municipalidad De Providencia y a Ediciones B, con quienes puede dar curso a esta hermosa iniciativa. Así también a la Municipalidad de Providencia que alberga nuestra casa patrimonial de Almirante Simpson 7 – vuestra casa – la Casa del Escritor.

 

Roberto Rivera V. V Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile.

Viernes 14 de Julio de 2017